Etiquetas

, , , , ,

Hola, esta vez vengo para escribir algo muy duro y triste que nos tocó vivir como familia. Esta es la historia de como viví la perdida de un bebé y de cómo me acompañó mi familia hasta el final.

Un día como cualquier otro, me levanté nerviosa. Ya llevaba dos días de atraso menstrual y soy una persona muy puntual. Mi esposo y yo no estábamos buscando un bebé pero siempre hemos estado abiertos a la vida. A veces suceden cosas extrañas y no todo se puede controlar. La vida es así, está llena de sorpresas.

Estaba nerviosa porque nuestra situación económica estaba muy difícil, el país en general y nuestra empresa no había tenido el mejor año y ya empezábamos a sufrir las consecuencias de una economía débil.

Era el día de ir a comprar la comida de la semana y aprovechando la salida compré una prueba casera de embarazo. La más barata que pude encontrar. Creo que toda mujer que está a punto de hacer una prueba de embarazo está nerviosa, ilusionada, preocupada, muchas emociones están en ese momento.

Y si, mi prueba salió positiva. Llamé a mi esposo y le di la noticia. Nos miramos estresados en primer momento, sabíamos de sobra los retos que se nos venían, pero al mismo tiempo la felicidad que se siente el ser padres una vez más. Cuando pasó la conmoción le dije que quería contarles a los niños y hacerlos partícipes de la noticia. Mi esposo me dijo que debíamos esperar como siempre, por si algo salía mal. Pero yo estaba entusiasmada, mi hijo más pequeño ya tenia 3 años y tener un nuevo bebé era algo emocionante, además después de 6 hermosos embarazos sanos, . Qué podía salir mal?

Ese día por la tarde, después del colegio nos sentamos a comer todos juntos.

-Niños, les tengo una noticia; ¡Van a tener otro hermanito!

Fue una felicidad increíble para mis hijos. Unos dijeron: Al fin, llevábamos rezando por eso años.

Fue así como comenzó esta aventura.

Al día siguiente empecé con el estrés de la realidad. Ahora ¿cómo le vamos a hacer? Llevaba un tiempo tratando de hacerme a la idea de que ya tenia la familia perfecta y suficiente para nuestras capacidades, pero algo dentro de mi también tenia ese deseo de dejar la puerta abierta para que llegara alguien más. Aún así ya había donado varias cosas de bebés, como la sillita del coche, las cunas extra, la ropa de recién en nacido y de bebé de un año, mucha de mi ropa de embarazada. Algunas cosas las guardé: mis rebozos, alguna prenda de embarazo que se podía usar como ropa normal y alguna cosa más.

Estaba tan preocupada que no me di tiempo de disfrutar esos breves momentos. En ese momento no me di cuenta de que la vida no la tenemos comprada, que nunca sabemos que pasará al día siguiente y que no disfrutamos de las alegrías por estar pensando en los problemas.

Platiqué con mis hermanas y mis dos mejores amigas sobre lo que más me preocupaba, de las cosas que pensaba qué tal vez había pasado por alto y la verdad es que un coctail de hormonas,de emociones y preocupaciones estaba dentro de mi.

Vi a mi esposo tranquilo, sabía que estaba muerto de nervios, pero en ningún momento me lo dijo, tal vez con alguno que otro comentario de pronto dejaba sacar su nerviosismo, pero siempre tenía una palabra de aliento y un te quiero cuando mas lo necesitaba.

Hicimos una lista en el pizarrón de la cocina con los nombres que nos gustaban para el nuevo bebé. Cada quien puso el que más el gustaba de niño y de niña y así tendríamos unos largos meses para decidirnos por alguno.

Le pedimos a los niños que no le contaran a nadie, era un secreto de familia que teníamos que guardar hasta que el bebé cumpliera 3 meses en la panza de mamá.

Pasaban los días y los niños estaban emocionados, preguntaban que si ya me iba a crecer la panza, de qué tamaño era el bebé, cuándo iba a nacer y si ya se acercaba el día de contarle a sus amigos de la escuela.

En la primera semana luego de la prueba empece a notar algunos cambios en mi cuerpo típicos del embarazo y esperaba que la siguiente semana iniciara con las náuseas matutinas tan típicas de mis otros embarazos. Pero no sucedió, las náuseas no llegaron y los pechos, que habían empezado con algunos cambios, poco a poco empezaron a volver a la normalidad. en lugar de aumentar los síntomas se estancaron. Fue ahí cuando empezó el problema.

Día 49 de embarazo. Manchado rosado.

Día 49 de embarazo. Manchado rosado.Retortijones fuertes durante la noche.

Al principio no me preocupé demasiado, había tenido otros manchados en embarazos anteriores sin que esto fuera un problema.

Día 51 de embarazo. Manchado rosado. Los manchados se presentaban una vez al día, no alcanzaban a manchar la ropa interior. Solamente el papel después de ir al baño.

Día 53 de embarazo. Manchado marrón. Ese día tuve unos cólicos particularmente dolorosos a las 7:30 de la noche. Me dolía mucho la espalda baja y recuerdo que los cólicos eran muy parecidos a los dolores del post-parto.

Día 54 de embarazo. Manchado marrón y rosa. El manchado fue en la noche, justo después de ir al baño antes de dormir.

Día 55 a 57 de embarazo. Manchado marrón.

Día 58 de embarazo. Manchado café. Dolor en espalda baja y retortijones sin dolor.

Día 59 de embarazo. Sin manchado. Cólicos fuertes en la mañana.

Día 60 de embarazo. Manchado marrón.

Día 61 de embarazo. Manchado rojo oscuro. Cólicos mínimos y hasta cayó un poco de flujo en el baño.

Día 62 de embarazo. Manchado marrón.

Día 63 de embarazo. Manchado rosado. Manchado rosado tipo la primera vez que empecé a manchar pero esta vez estaba acompañado de un coágulo pequeño. Como de .5 mm de diámetro.

Día 64 de embarazo. Manchado rojo brillante por la mañana. Por la tarde manchado rojo oscuro y cólicos. Dolor en espalda baja.

Día 65 de embarazo. Manchado rojo brillante. Hilos de sangre mínimos a las 12 del día.

Día 66 de embarazo. Manchado a las 8 am junto con dolor en espalda baja y cólico apenas perceptible. A las 11 40 am manchado ahora si en toalla sanitaria. Por la tarde me salió un coágulo. Reposo y ultrasonido al día siguiente.

Tenía incertidumbre total, miedo y preocupación.

Día 67 de embarazo. Manchado marrón. Día triste. Parece que este bebé no se va a dar. El saco gestacional que se ve en el ultrasonido mide menos de 5 semanas (yo ya tengo 9). Tendré que repetir el estudio en 10 días para confirmar el diagnóstico.

Día 68 de embarazo. Manchado rojo oscuro. Retortijones. Dolor de espalda y tristeza.

Día 69 de embarazo. Manchado de cantidad medía rojo oscuro.

Día 70 de embarazo. Manchado de cantidad medía rojo oscuro. Creo que finalmente está iniciando el proceso de aborto, perder a mi bebé ha sido una de las cosas más tristes que he vivido. A pesar de mis nervios, lo quería porque era mi hijo. Hubiera querido que si era niño se llamara Eduardo y si era niña Inés. Ya está con Dios.

Día 71 de embarazo. Cólicos fuertes en la mañana casi no he sangrado. Estoy triste y agotada.

Día 72 de embarazo. Coágulos pequeños. Sangrado más abundante.

Día 73 de embarazo. Hoy ha salido un poco más de sangre y un coágulo pequeño. Tengo algunas náuseas. Le conté a mi hija mayor (12 años) por lo que estábamos pasando. Mi doctor me dijo qué hay que esperar al ultrasonido y hace una prueba de HCg a ver cuánto a incrementado la hormona. Estoy cansada y dolorida. Más el corazón.

Día 74 de embarazo. Dolor en espalda baja y sangrado más que un manchado y menos que una regla normal. Cansancio y malestar general como si tuviera temperatura. Me da tristeza decirle adiós a mi embarazo.

Día 75 de embarazo. Noche sin dormir, cólicos y pesadillas nocturnas. Sangrado ligero y rojo.

Día 76 de embarazo. Sangrado fuerte, rojo y oscuro. Estoy en casa de mi mamá . A la 1 de la tarde salieron coágulos enormes y la sensación que sentí de sacar algo realmente grande. Creo que salió el saco gestacional acompañado de cólicos dolorosos. Llevaba desde hace tres días cansancio, malestar y dolor.

Día 77 de embarazo. Sangrado ligero, rojo brillante. Solo siento dolor .

Día 78 de embarazo. Sangrado ligero, rojo, brillante. Mucho dolor y cólicos.

Día 79 de embarazo. Sangrado fuerte, rojo, brillante. Ultrasonido. Ya no se veía en saquito, pero si restos. Dos horas después salió un coágulo enorme y otros pequeños. Aborto incompleto según ecografía. Peligro de legrado.

Día 80 de embarazo. Manchado rosa.

Día 81 de embarazo. Manchado rosa.

Día 82 a 84 de embarazo. Manchado rosa.

Día 85 de embarazo. Manchado marrón.

Día 86 de embarazo. Sin manchado, sin malestares.

Día 87 a 90. Perfectamente bien.

Día 90 por la tarde legrado. Y vuelta a empezar los manchados, malestares y reposo.

Estas son solamente las transcripciones de mis anotaciones. No se puede describir fácilmente toda la tristeza y el dolor que he estado viviendo. Junto con mis inseguridades y miedos. Las preocupaciones económicas y todas las demás responsabilidades de la vida diaria. Hacer la comida, tratar de mantener la casa ordenada, lavar la ropa y etc. Más tratar de acompañar a mi esposo en sus dificultades, aunque no pueda hacer mucho, que sienta lo importante que es para mi y que estoy ahí para él.

En todas las cosas que uno vive siempre hay enseñanzas, aprendizajes y fortalezas, aún cuando sean cosas muy dolorosas y a veces hasta inexplicables. Podría hablar de lo enojada que estoy conmigo por no haber seguido mi corazonada de que las cosas iban a a estar bien y el legrado no iba a ser necesario, pero no me sentí tan fuerte ni valiente, ni tan respaldada. Tampoco me quería arriesgar demasiado porque tengo una gran familia que cuidar y de lo molesta que me siento por estar de nuevo en una situación que me recuerda una profunda tristeza y dolor.

Hubo momentos en que sentí que mi bebé se estaba yendo por el escusado y que yo no podía hacer nada, ni siquiera decirle adiós. Hubo momentos de muchísimas lágrimas de llorar a escondidas, de llorar acompañada porque ya no tenía fuerzas para esconderme. Cuando ya me creía más fuerte, regresaba de nuevo débil, otra vez la tristeza se apoderaba de mi.

Pero también hubo momentos clave, el día de corpus Christi, fui a una misa en la escuela de mis hijos y la verdad sentí paz en medio del torbellino y ese día cuando regresé a mi casa sentí que mi bebé ya no estaba pero gracias a esa paz tuve la fuerza de entregarle mi bebé a Dios , decirle que ya estaba con él y de ponerle un nombre, todo eso antes de ir al primero ultrasonido que revelaría que ya lo habíamos perdido.

A todos los que me han acompañado en esta aventura, mi esposo que ha estado cerca en todo momento, que he sentido su cariño y apoyo, a mis hijos que han tenido palabras de aliento en medio de su dolor y su comprensión de niños sobre estas cosas, que a veces sorprenden con su sabiduría y generosidad. A mis hermanas y mamá, amigas y todos los que han querido animarme, sobre todo los que han sido empáticos y compasivos, les doy las gracias. A los que se esforzaron por ayudarme también, aunque no supieron qué decir o no fueron compasivos, también les doy las gracias, sé que lo hicieron de corazón.

Hoy quiero cerrar el círculo porque tengo que regresar a mi vida, tengo que seguir luchando y tengo que materializar todos los aprendizajes que aún tengo que escribir y meditar porque son muchos y quiero que la vida de este bebé no pase desapercibida. ¿Cómo se puede querer a alguien que era tan pequeño y no lo conocimos?

Por último le doy gracias a Dios porque por breves momentos nos dejó ser papás otra vez, aún en medio de nuestras preocupaciones materiales Él sabía que lo íbamos a aceptar con amor e ilusión.

Aprendí que a veces uno cree tener el control de la vida (nunca imaginé que algo podía salir mal) pero en realidad eso no es cierto. La vida es un maravilloso regalo de Dios qué hay que aprovechar al máximo para aprender a amar a los demás. Así que a trabajar.

P.D- Si alguien tiene dudas o quiere ver las fotos de los sangrados, puede dejar su correo y se las envío. No las publico porque no es agradable. En el siguiente capítulo escribiré más sobre mi experiencia con el aborto espontáneo y porqué terminó en legrado. Y también cómo fue la recuperación, es algo en lo que tenemos muchísimas dudas.