Domingo en la mañana comenzaron los puntos de dos de mis hijos y más tarde de los demás. Tenía la esperanza de que fuera algo leve pero no fue así.  Se llenaron espantoso y han tenido mucho malestar; cansancio, fiebre, falta de apetito y una terrible comezón. Lo peor de todo han sido los chillidos sin cesar de la más pequeña, que se queja todo el tiempo y con razón porque tiene ronchas hasta en los genitales.

Yo la verdad no he tenido mucha paciencia, no soy buena escuchando tanto chillido y ademas tratando de atender a todos y hacer comida y esto y el otro…estoy con los nervios de punta.

Son las 12:25 pm y no he pegado el ojo. Voy de cama en cama y estaba parada en el pasillo cuando me encontré a un amiguito caminando. Primero pensé que era una cucaracha ( no tenía lentes puestos ) pero en realidad era un alacrán.  ¡Que miedo me dan esos bichos!

Gracias a Dios lo vi. Espero poder dormir un poco.

Anuncios