Etiquetas

,

Comenzando la Semana de Pascua, Simón (8 años, casi 9) un día se levantó con pequeñas ronchas rojas (solo dos). El día anterior una mamá del colegio de mis hijos me habló para comentarme que su hijo acababa de presentar varicela. Supuse que era lo mismo.

Horas después tenía casi diez ronchas en la espalda y era evidente que era varicela porque ya comenzaban a verse ampulosas. Me puse muy nerviosa, porque uno de los peores recuerdos de mi niñez fue la varicela, me dio a los 7 años y fue muy dura para mí. Por suerte que Simón tiene la vacuna y gracias a Dios le dio bastante leve. Tuvo dos días de molesta comezón, pero ya después como si nada. Lo que me atormenta es el contagio con los hermanos. La mayoría no tiene la vacuna (solo la más grande) a ver que tal me va…hasta ahora 15 días y nadie ha presentado aún los granitos.

Anuncios