Etiquetas

, , , , ,

Creo que nunca había tenido una recuperación tan cansada como esta y tanto trabajo junto. O tal vez no lo recuerdo. Pero entre las desveladas y la escuela, atender a todos y dar de mamar he sentido que toda la situación sale de mi control.

Los primeros días no fueron tan caóticos, estaba mi mamá ayudándome y mis hijos se estaban portando bien. Ahora siento que todos han resentido más el nacimiento de su nuevo hermanito, los hijos de en medio, bueno, han hecho maldades en la escuela y no han puesto atención ni han querido trabajar. Y en general todos se han estado peleando entre si más de la cuenta. O no sé si porque mi paciencia no está en niveles normales y porque no puedo hacer mucho desde mi cuarto mientras estoy amamantando.

Acaba de pasar mi cumpleaños número 34 y ya me siento “vieja” (perdón por los que son más grandes) pero realmente ya no es lo mismo una recuperación de embarazo cuando estás en los 20’s como en los 30’s así que también me alegro mucho de que me casé relativamente “joven” y que gracias a Dios pudimos formar una familia rápido.

Ahora estoy con dos buenas noticias; mis dos hermanas están embarazadas. La mediana tiene 6 meses de su tercer bebé y la chica 1 mes de su primero. Todos estamos felices y yo más.

Pero de verdad que pasa el tiempo y se nos olvida lo difícil que es volver a acoplarse como familia cada vez que llega un nuevo miembro. Cambia toda la estructura y por momentos se pone todo de cabeza y luego poco a poco vuelve a su cauce normal.

Ahora sólo tengo escasas 4 horas de sueño continuo y a veces ni eso por las interrupciones de los demás pequeños ya sea por enfermedades o pesadillas o simplemente el que se cayó de la cama.

Por otra parte estoy disfrutando mucho a mi bebé (a pesar de todo) ya está en la etapa de reconocer el rostro de su mamá y sonreír y de agitar manos y pies y lloriquear para que lo tomes en brazos. ¡Qué etapa más bonita! ya también se comunica con pequeños sonidos. Es lo más lindo del mundo.

 

 

Anuncios