Etiquetas

, , , ,

Mi segundo bebé estaba apunto de llegar. Mi primera hija tenía apenas 1 año 6 meses y realmente no me sentía muy preparada. Con este embarazo si quisimos saber si era niña o niño porque teníamos que estar preparados con la ropa que se iba a usar y cómo nos acomodaríamos en la casa. Estábamos esperando un niño esta vez y yo estaba nerviosa porque nunca había tenido un niño jeje.

Igual nos instalamos en casa de mi mamá, y esperamos el momento. Empezó en la madrugada y me sentía muy mal pero quise esperar un poco más de tiempo en casa y esta vez no salí corriendo al hospital, ya sabía lo que me esperaba así que mejor decidimos ir un poco más lento.

Cuando por fin llegamos, todo transcurrió muy parecido al parto anterior, pero esta vez el bebé no giró como debía estaba acomodado cabeza abajo pero su posición estaba de cara o frente, en lugar de cefálica, pero entre mi doctor, las enfermeras, el pediatra y mi esposo me ayudaron a lograrlo. Esta vez pujé varias veces y con la mayor fuerza que había puesto en mi vida. Toda mi piel y absolutamente todos mis poros se pusieron morados del esfuerzo y fue un dolor impresionante, pero por fin el pequeño nació y todo estuvo bien.

Esta vez agradezco haberme puesto la epidural porque siento que si no, no hubiera soportado el dolor. Cuando salí a sala de recuperación me quedé dormida inmediatamente, estaba completamente agotada.

Horas después pude ver a mi bebé y fue mucha emoción. Gracias a que nació en la mañana lo disfruté mucho más que mi primera bebé, donde tuve que pasar toda la noche sin verla.

Sé que ahora ya están cambiando las cosas y que en los hospitales lo usual debía ser que el bebé estuviera siempre con la madre, pero en este lugar por desgracia no es así, aún.

Continuará…