Después de casi 4 meses de espera recibimos la llamada esperada. Luego del accidente y casi la pérdida de la camioneta por fin la habían reparado. La cosa no salió barata pero a pesar de todo estábamos a punto de recuperarla. Por conveniencia estaba en una agencia lejos de donde vivíamos, teníamos que viajar a otro estado para ir por ella por lo que también se nos complicó estar al tanto de la reparación. Por otro lado mi papá, que estaba cerca, de vez en cuando se daba una vuelta.
Salimos de madrugada para poder cruzar la ciudad y llegar a tiempo a la cita.  Todo nos sonaba demasiado increíble.  A la hora exacta llegamos  a la cita y de verdad que la camioneta estaba como nueva. A punto de irnos, ya después de los papeles firmados, nos subimos y se le empezó a prender todo en el tablero. Tuvimos que regresar para que la checaran… Un sensor no servía. Lo cambiaron. Llegando a la casa después de la carretera no podíamos usar las llaves para cerrar electrónicamente la camioneta y la chapa no servía. Buscamos una agencia cerca de la casa y nos programaron la llave. Metimos la camioneta a nuestro pequeño garage y escuchamos un ventilador prendido. Pensamos que se debía al uso en la carretera y se apagaria una vez enfriado el motor. Nos fuimos a dormir.
A las 6 de la mañana tratamos de abrir la camioneta y cuál fue nuestra sorpresa que el ventilador nunca se apagó por lo que se le acabó la batería. La llave electronica no servía y como estaba descompuesta la chapa…
La agencia de allá nos ayudó a contactarnos formalmente con la de acá. Nos mandaron dos técnicos  que la abrieron y la prendieron pero queríamos que checaran el ventilador. No nos creían y pensaban que sólo estaba mal la batería pero al llevarla a la agencia y recorrer varios kilómetros el ventilador se encendió y se dieron cuenta que si había una falla.
Al final se revisó todo y dos días después estábamos de  nuevo por ella. Ahora si con mas miedo que antes. Con el tiempo se nos irá quitando y volveremos a disfrutar las salidas todos juntos.
Agradezco a Dios y a mi esposo y  todas las personas que hicieron posible la recuperación de este auto que tanto esfuerzo nos ha costado y que aún debemos terminar de pagar.
Todo por ti y contigo Señor.

Anuncios