Estoy muy nerviosa. Este inicio de año ha sido caótico. Lleno de adrenalina.

Apenas van dos semanas y ya hubo un choque, un bebé, un secuestro y hoy parece que llega otro bebé. Incertidumbre porque no hay nuevos proyectos.

Entre los nervios, las tristezas, las alegrías y las preocupaciones me siento sumamente nerviosa y emocionalmente agotada.

Le pido a Dios por la recuperación de mi hermana, porque aparezca el secuestrado con vida y por su familia, por esa angustia por la que pasan. Por mi amiga y su nuevo bebé, por los nuevos proyectos y por nuestra seguridad (saber que vives en un lugar con el mayor número de secuestros a nivel nacional no es nada alentador).

No pude dormir la verdad y es que me empiezo a  sentir muy insegura y con miedo. Nos robaron una lámpara que tenía en la fachada de la casa… Hasta eso te da mucho miedo.

Dios mío libranos de todo mal.

Anuncios