Etiquetas

,

Mis hijos hicieron un festival hermoso. Yo la verdad no soy fan de los festivales.  A los pobres los hacen bailar al rayo de sol, no sé por cuánto tiempo, durante los ensayos. Las mamás tenemos que preocuparnos por llevarles un traje elaborado, que no es fácil de conseguir, y la verdad es que los pobres niños se hartan del mismo baile tantas veces.

Pero en fin, este año hicieron un circo y les quedó muy bonito. Sarah salió de bastonera y entrenadora de leones y Simón de elefante. Estuvieron hermosos y le echaron tantas ganas que me emocioné muchísimo.

En la mañana temprano, antes del festival, todos los niños junto con mi esposo me cantaron las mañanitas y me regalaron unos chocolates (que después se querían comer) y fuimos todos a Misa de 8 am para darle gracias a Dios. Yo le dí gracias por permitirme ser mamá de tantos niños y por tener a mi mamá y a mi abuelita todavía conmigo y por haber nacido en esta familia.

El domingo también me tocó festejo, saliendo de Misa pasamos por mis suegros y cuñados y nos fuímos a comer todos juntos a un restaurante de comida típica mexicana (sopes, tacos, enchiladas, tortas, etc.) Me la pasé padrísimo y muy agradecida con mi esposo por todos sus detalles.