Hoy en la noche, mientras hacía la cena Sarah llamó a sus hermanos y los sentó a todos en el sillón de la tele.

-Hoy les voy a hablar de Dios. Y sacó un libro que le regaló su abuela. Se sentó en medio de todos y leyó:

-Con Dios todo lo tenemos, sin Dios, todo lo perdemos.

Anuncios