Hoy fue un día muy emocionante. Entre nervios y felicidad.

Mis papás recibieron y leyeron la carta ayer. En la tarde recibimos su llamada de felicitación. Estaban muy emocionados con la noticia de la llegada de un nuevo bebé.

Mi mamá dijo: ah yo ya lo sabía (típico sexto sentido de las mamás) pero no dije nada porque luego me dicen: ash mamá…

Mi papá decía: bueno y ¿qué esperamos? niño o niña…aunque eso todavía no lo sabemos ¿verdad?

Luego horas después me volvió a marcar para contarme que ahora podía presumirle a un amigo suyo que también tendría seis nietos (una de mis hermanas se casó hace casi dos años y  también tiene una bebé).

Mis suegros recibieron la carta la mañana de hoy y nos hablaron temprano para felicitarnos.

Por la tarde nos invitaron a comer y nos recibieron con un abrazo y mi suegra dijo: Nosotros tenemos un regalo maravilloso en la familia y es el don de la vida. Somos la envidia de muchos. ¡Felicidades!

Mis hijos también estaban muy contentos sobre todo Sarah que no dejaba de hablar del bebé. Que ella me va a ayudar a cuidarlo, a bañarlo, a darle sus papillas y que esa noticia es la mejor que le han dado.

Fue un día muy bonito. Le doy gracias a Dios por sus regalos. Estoy muy muy feliz.

Anuncios