Hoy hice de comer croquetas de atún. Mis hijos comieron muy bien.

Es uno de esos días que amaneces un poco preocupada por todas las cosas que pasan y que te dan noticias que te dejan peor. Así que mi humor no está muy bien.

Mañana será otro día. Por lo pronto para mi empieza la última parte y la más difícil: los baños, la cena y la hora de dormir.

Suerte a todas las mamás que están en la misma situación que yo 🙂 ya pronto terminará el día y si Dios quiere mañana tendremos otra oportunidad para crecer y ser mejores y para disfrutar a nuestros pequeñitos.

Ufff…¡a trabajar!